Balseros de Venezuela huyen… y mueren

Blog Single

* En la filmación, que se volvió viral tras ser subido a Twitter por el Diputado opositor Carlos Paparoni, muestra con crudeza toda la desesperación de los venezolanos ante la escasez causada por la gestión económica del régimen de Maduro.

Ya era de noche. Treinta y ocho venezolanos abordaron la balsa que los trasladaría a una nueva vida. Sólo llevaban consigo una pequeña mochila y 100 dólares en efectivo –el único requisito para abordar la improvisada embarcación–. “Nada puede salir mal”, se dijeron los jóvenes que abordaron el bote el miércoles pasado. Después de todo, la distancia entre la costa del estado Falcón, desde donde zarparon, y Curazao es de sólo 50 kilómetros. Los navegantes no contaban con que una ola iba a partir en dos la embarcación y que las esperanzas de encontrar un nuevo camino en tierras foráneas se ahogarían en el mar.

Ayer, las autoridades de Curazao notificaron el fallecimiento de cuatro balseros venezolanos. “Encontramos los cuerpos sin vida de dos damas y dos caballeros. Trataron de entrar de forma ilegal. No fue un crimen, sí es un accidente grave que sucedió (…). Hay patrullas vigilando constantemente para ver si hay más cuerpos o sobrevivientes”, aseguró Regnal Lugin, portavoz de la policía de la isla, en entrevista para Noticias Curazao.

De acuerdo con el sitio de noticias Efecto Cocuyo, la mayoría de quienes iban en la embarcación se conocía entre sí y habían planificado el viaje desde diciembre, pero fueron aplazándolo porque no habían reunido el dinero suficiente para pagar el traslado. Al menos 20 personas siguen desaparecidas.

Lugin aseguró que fiscales del Ministerio Público harán las autopsias para determinar la causa exacta de la muerte, en tanto se investigan las circunstancias del accidente. “Ya tenemos contacto con los consulados y otros trámites oficiales que tenemos que hacer (…) A las personas que salen de Venezuela, saben que hay muchos riesgos, peligro de muchas lanchas que no son adecuadas y llegan con mucha posibilidad de ser arrestados“, señaló el oficial.

“Algunos se ahogaron y otros que llegaron a la costa, se escondieron”, detalló ayer, en conferencia de prensa, el diputado de la Asamblea Nacional, Luis Stefanelli, quien indicó que las víctimas se transportaban en una nave que no tenía las condiciones necesarias para trasladar a tantas personas.

“Tengo relacionados con contactos en Curazao, familiares que han declarado que sus hijos viajaban en el bote. Extraoficialmente se habla de hasta 10 muertos, pero por ahora no puedo confirmarlo”, aseveró el legislador opositor.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Política Interior del Parlamento venezolano, de mayoría opositora aseguró: “Qué doloroso ver a nuestros hermanos venezolanos convertidos en balseros, huyendo de la miseria en la que vivimos y buscando un mejor futuro. Hoy lloramos una tragedia que deja al menos 4 fallecidos en alta mar, quienes intentaban ir de Falcón a Curazao. En la balsa iban 38 personas”.

La huida en balsas, tan común en Cuba, ha sido adoptada en la nación sudamericana ante la desesperación de los venezolanos por escapar de la inseguridad y la crisis económica.

Para la dirigente, coordinadora del movimiento Vente Venezuela y líder de la alianza Soy Venezuela, María Corina Machado, Venezuela está, incluso, peor que Cuba: “Los tiranos de aquí siguieron las órdenes al pie de la letra. La gente paga las consecuencias. Criminales”, escribió en su cuenta de Twitter.

Como resultado de la crisis económica en Venezuela, ciudadanos de ese país intentan con mayor frecuencia cada vez alcanzar las costas de los territorios caribeños de Aruba, Curazao y Bonaire.

La distancia que separa a Venezuela de las fronterizas islas de Aruba, Curazao y Bonaire es mínima. Unos 100 kilómetros o mucho menos, dependiendo del punto de partida y de llegada. Un vuelo desde el estado Falcón, en el occidente de Venezuela, hasta Aruba puede durar menos de 10 minutos. Esa cercanía ha convertido a las Antillas holandesas en una ruta de escape ideal para los venezolanos que no pueden pagar un boleto aéreo hasta países más lejanos. La primera ministra de Aruba, Evelyn Wever-Croes, estimó recientemente que de una población de poco más de 100 mil personas que viven en ese territorio 12 mil son venezolanos en situación irregular. Estimaciones no oficiales apuntan a que más de cinco mil venezolanos pueden permanecer sin permiso en Bonaire y otros 20 mil en Curazao.

El suceso ocurre justo cuando está vigente un cierre de fronteras con Aruba, Curazao y Bonaire decretado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien aduce que existen mafias dedicadas al contrabando de minerales, piedras preciosas y comida. “Se llevan el oro del país de manera ilegal y lo legalizan allá. Se llevan el coltán, se llevan los diamantes, se llevan todos los productos alimenticios”, justificó el pasado viernes el mandatario venezolano.

-

Compartir nota en Facebook: